El presidente de Rotary Internacional Ian Riseley, instó a todos los clubes rotarios a marcar la diferencia plantando un árbol por cada uno de sus socios en conmemoración del Día de la Tierra. Los árboles eliminan dióxido de carbono y otros gases invernadero del aire, lo que, a su vez, ralentiza el cambio climático.

“Espero que el resultado de este esfuerzo sea mucho mayor que el mero beneficio ambiental causado por ese millón doscientos mil nuevos árboles” explicó Riseley. “Creo que más importante sería lograr una organización que reconozca nuestra responsabilidad no solo con los habitantes del planeta, sino con el planeta en sí”.

Atendiendo este especial llamado, los socios del E-Club de Latinoamérica plantaron árboles en diferentes partes del mundo. Somos Gente de Acción!:

En Brasil

En México

En Italia

En Colombia