Con anterioridad hemos efectuado durante varios números de nuestro boletín, distintas causas que afectan al aumento de la membresía y en lo posible hemos buscado soluciones a  tal punto,  que es a nuestro entender la base sustancial del buen servicio que podamos brindar a la sociedad.

 

Cada integrante de Rotary tiene que adoptar en su yo, conciencia que debe leer y aprender todo lo que sea Rotary, cartas mensuales, boletines, página web de R.I., ya que hoy en día con la complejidad que existe globalmente en todos los temas, hay que informarse, para poder brindar servicio y ser útil a la sociedad en que se vive.

 

A tal fin se hace cada vez más necesario la lista de clasificaciones e ingresar socios por medio de las mismas,  ya que se va a superar en calidad, conocimiento de su yo y su familia, de su ocupación, lo que nos va a facilitar todo el engranaje para comunicarnos con su clasificación en la sociedad, interrelacionarnos con la misma , intercambiando ideas, comunicando nosotros los objetivos que perseguimos en forma personal, que nos va a brindar más ideas, más proyectos, más posibilidades de crecimiento.

 

Hemos perdido todo ello a través de los años, y he ahí una de las falencias graves que estamos teniendo, el no tener contacto directo con los distintos barrios y sus referentes dónde siempre existen clasificaciones y gente con ética y de servicio, que no han recibido motivación alguna para una acción en tal sentido.

 

Un viejo rotario, muy activo Hamlet Reyes nos decía hablemos con la gente, no tengan vergüenza de decir somos rotarios y el por qué lo somos, y otros compañeros de su club también lo hacían, así es un club poderoso que trabaja muy bien en todas sus avenidas de servicio, con la juventud, y muy bien informado, y con socios que su actividad es ejecutiva en general, y hacen tiempo para brindar servicio.

 

Toda actividad en la vida por modesta que sea debe gustar incluso tener vocación en el hacer, brindarle alegría, cariño, que es la aptitud que nos hace felices y que ésta se va incorporando hacia todos aquéllos que tiene contacto.

 

Cuando ingresamos a Rotary lo primero que se me enseñó que en Rotary no debe decirse nunca no puedo, ya que se funda que el ingreso debe ser de una persona con ética, comprometida y que brinda amor por el servicio a la gente, que tiene liderazgo, y que por tanto el tiempo se hace siempre, ya que muchas veces el sacrificio personal vale. Es algo que debe tenerse en cuenta cuando se brinda información a los futuros socios.

 

Debemos brindar afecto para recibir el mismo, amor para recibir amor, en primer lugar, en nuestro club, que tenga más compañerismo, más aptitud hacia el compañero, en todo momento. 
 
Hay que buscar objetivos claros, qué club queremos tener, que una Asamblea estudie distintos temas, fijando pautas y objetivos, con todas las sesiones necesarias hasta su conclusión, aplicación del Plan de liderazgo de Clubes, y motivar con movilización todo el club.
Aumento de membresía, comunicación con la comunidad y estudio de necesidades, plan de comunicaciones con las autoridades municipales y nacionales por proyectos estudiados, para comenzar a tener imagen, relacionamiento con los medios de comunicación, realizando algún programa en los mismos. Todo ello se resuelve con un club que funcione como tal, no digamos nunca no tengo tiempo, ya que éste si se quiere se hace y se brinda que es nuestro compromiso. Todos los Comité, así como la Junta Directiva deben funcionar con normalidad, si en realidad se quiere tener un club rotario, y una preocupación grande hacer información rotaria en todas las reuniones e incluso programas con temas rotarios y ponerlos en discusión.
 
Debemos aplicar más amor, más compromiso, seriedad, cuando tenemos que enfrentar a una sociedad dividida, a una redistritación que puede llevarnos a la desaparición de clubes y pérdida de socios.
 
 Que alegría nos brinda el llevar a la práctica una acción de servicio a personas o zona determinada, y ver a esa gente la satisfacción que siente hacia nuestra preocupación que se obtenga éxito en la labor que se ha emprendido y sentir a su  vez en el mismo sentido y su agradecimiento.
 
  Rabindranath Calleros Tejera
  Gobernador 1981-82. Durazno. Uruguay