Solía Alejandro Magno impartir personalmente justicia y recibía en audiencia a cuantos se lo pidieran, cuando dirimir diferencias se trataba.  En cierta ocasión, un acusador le pregunto porque se tapaba un oído mientras escuchaba las quejas, a lo cual, contesto el Rey de Macedonia: "Lo hago porque reservo el otro para escuchar al acusado".
 
La respuesta dada me llevo a pensar que Alejandro Magno junto con hacer justicia fue una persona ecuánime, de allí, que me pregunte a mí mismo: ¿Que es la ecuanimidad?
 
Encontré que se denomina ecuanimidad al estado mental de una persona capaz de reflejar equilibrio y estabilidad emocional aun estando en medio de una situación extrema que pueda generar el desequilibrio psicológico, y que deriva del latín "aequannimitas", que significa "imparcialidad".
 
En este sentido, la ecuanimidad se refiere a mantener una actitud equilibrada y constante a lo largo del tiempo, mas allá de las circunstancias que nos rodean, bien sean positivas o negativas, por esta razón, se considera una virtud que pocos individuos poseen y ponen en práctica.
 
Las personas que se caracterizan por su ecuanimidad en sus actividades diarias y vida personal se consideran como individuos estables y constantes emocionalmente. Así, como capaces de tomar decisiones correctas y asertivas ante diversas situaciones, sin dejarse llevar por las emociones que se encuentran alrededor.
 
De este modo, la persona ecuánime muestra siempre un carácter estable, es tolerante, paciente, comprensiva y justa. Por esta razón, la ecuanimidad también se asocia a la justicia y la imparcialidad y es una característica en cargos de gran responsabilidad y toma de decisiones.  Idealmente, los lideres deben ser personas ecuánimes, pues deben ser capaces de mantener imparcialidad, la objetividad y la serenidad a la hora de actuar y adoptar resoluciones.
 
Ser ecuánime, en este sentido, es una de las características en el ser humano, pues nos permite que actuemos y nos conduzcamos con serenidad, equilibrio y buen juicio, todo lo cual nos ayuda a desarrollar una mejor comprensión y visión de todas las situaciones que ocurren en la vida.
 
La ecuanimidad es un rasgo del carácter muy importante, especialmente hoy en día, en que vivimos en constante estrés y agitación, afrontando cotidianamente toda clase de problemas y preocupaciones.
 
Me parece interesante señalar los sinónimos de ecuánime para una mejor comprensión del concepto.  Ellos son: neutral, imparcial, justo, equitativo, objetivo, sereno, moderado o juicioso.
 
Mientras los escribía, interiormente me preguntaba: ¿Que tan ecuánime soy yo? y me propuse hacer una reflexión profunda de ello, a lo cual, invito a quienes están leyendo estas líneas para que también lo hagan, me parece que es una buena tarea, que nos permite crecer interiormente.
 
La práctica de la ecuanimidad en ROTARY, a mi entender, es muy valiosa, ya que, para cumplir con el IDEAL DE SERVICIO, siempre tendremos que actuar con otras personas, oportunidad en que debemos ser justos, moderados y equilibrados.
 
Se nos enseña que los rotarios somos líderes responsables que tomamos decisiones para ejecutar acciones que busquen soluciones a los problemas más acuciantes del mundo, basado en nuestros valores de compañerismo, integridad, diversidad, servicio y liderazgo; además con coherencia entre lo que pensamos, decimos y hacemos, como nos indica nuestra PRUEBA CUADRUPLE, todo lo cual, debe estar adornado con un gran espíritu de ECUANIMIDAD.