Por nuestro querido socio y Past-Presidente Ernesto Neumann
 

Entre los miles de clubes rotarios del mundo probablemente no haya muchos  cuyos presidentes sean ciudadanos de tantos países como nuestro RECL. A través de la gestión de nuestros presidentes se unen continentes, se integran socios de países con husos horarios tan diferentes que  durante nuestras reuniones los unos acaban de despertarse, los otros están cenando y otros almorzando.

En nuestro club muchos de los conceptos que tan acostumbrados estábamos se transforman y resurgen modificados. Nuestra mesa es el espacio, nuestra campana suena y resuena simultáneamente en tantos países, nuestras obras nacen en un país y se realizan en otro o más bien en otros en plural.

Tenemos el orgullo de que nuestros presidentes representen y vivan en países tan diferentes como Francia, España, Argentina, México, Samoa, Italia, Brasil, Ecuador. Nuestro “territorio” extiende la geografía del distrito 4195 hacia todos los continentes y aunque en  nuestras reuniones hablemos español den el día a día de nuestras familias , de  nuestro trabajo son muchas las lenguas en que nos comunicamos, en muchas de ellas hablamos cuando nos hermanamos con clubes rotarios en el mundo.

Han sido 15 años de crecimiento, desde el inicio en una plataforma de chat que únicamente permitía intercambiar mensajes escritos, que nos enseño la disciplina sin la cual era imposible una reunión organizada hasta los días de hoy con la plataforma audiovisual que nos permite vernos, escucharnos, ver videos y fotos, saludarnos para las fechas especiales como cumpleaños y aniversarios de casamiento.

Han sido 15 años de creciente amistad, desde cuando respetuosamente nos saludábamos sin conocernos mucho hasta los días de hoy en que participamos de las vidas, alegrías y pesares de nuestros socios-miembros-amigos, con tantas connotaciones que esas tres palabras en conjunto tienen. Es una alegría vernos todas las semanas en el “club” virtual y muy de vez en cuando en persona cuando durante un viaje nos encontramos personalmente.

Han sido 15 años de servicio, en varios países, en muchos proyectos, con muchas ideas. Muchas veces creando para Rotary un precedente con nuestras ideas que vienen a la organización desde un club un poco diferente de los otros.

Inicialmente éramos parte del proyecto piloto de Rotary, apoyados por algunos, bajo la mirada escéptica de la mayoría, aprendiendo a hacer las cosas, creando sistemas, eran solo catorce clubes en este programa piloto y el nuestro era el único en que se hablaba español. Socios de habla castellana en muchos países se nos unieron poco a poco.

Ha habido momentos tristes, como la muerte de nuestros PP Norberto y Silvia, o la salida del club de algún amigo, momentos que también contribuyeron a unirnos y hacernos más fuertes, a veces tan fuertes que nos permitieron recapacitar y volver atrás en harás de la unidad de nuestro club.

Pero la alegría de las reuniones de cada semana, la grata sensación de deberes cumplidos, de proyectos que comienzan siempre ha sido un incentivo de realizaciones y unión del club.

Es con alegría que miramos hacia atrás en 15 años felices, es con expectativa que miramos hacia adelante a muchas veces 15 años en que continuaremos siendo cada vez más el club pionero entre los e-clubes de Rotary, que las velitas que adornan nuestro pastel brillen siempre!!