La Fundación Rotaria transforma las donaciones y aportes en proyectos que cambian vidas a nivel local y en todo el mundo.  Trabajamos con el firme respaldo de la red mundial de rotarios, que invierten tiempo, dinero, conocimientos y experiencia en nuestras prioridades, como la erradicación de la polio y la promoción de la paz.
 
Con un inicio modesto de tan solo U$S 26.50, el fundador Arch C. Klumph en 1912 empezó la aventura que al día de la fecha hace miles de proyectos, con millones de dolares que benefician a las comunidades de todo el mundo.  Son los clubes y sus socios los que ahora realizan programas de servicio con LFT y hacen cambios perdurables en la comunidad.  Los proyectos debe ser emanados de las necesidades de la comunidad.  Ella es quien estará a cargo del proyecto y saben cuales son las necesidades mas apremiantes.
 
También cada uno de nosotros los socios debemos saber lo que mas conviene a nuestros clubes, debemos ser capaces de crecer, invitando a mas personas a unirse a nuestro objetivo, desarrollar con ética nuestra ocupación, formular proyectos de servicio eficaces en beneficio de la comunidad, participar de los programas y apoyar a La Fundación Rotaria y lograr que muchos de nosotros seamos capaces de servir mas allá del ámbito de nuestros clubes, sin envidias ni rencores y si con una gran solidaridad.
 
Ahora en nuestras casi doce décadas de servicio en ROTARY nos permiten conocer el tamaño de las carencias humanas, vivimos en un mundo abrumado por las catástrofes naturales, enfermedades nuevas y muchos y tremendos conflictos bélicos.  Sabemos que hay millones de personas analfabetas que no pueden salir de su pobreza extrema debido a sus limitaciones.  También sabemos de los grandes núcleos de población que carecen de médicos y medicinas y sabemos de mucha gente que carece de agua y alimentos.
 
Es nuestra organización, la Fundación y todos los clubes rotarios los que harán que estas cifras cambien.