Con motivo de la conmemoración del "Giorno del Recordo" (Día del Recuerdo) en Italia, por lo ocurrido al final de la Segunda Guerra Mundial que dio lugar al éxodo Istriano, nuestro querido socio Sergio Svalina nos regala el siguiente relato, que describe lo vivido por su Padre quien vivió esta difícil época y llegó a ser un distinguido Rotario. La inmigración por causa de la violencia es un triste fenómeno en crecimiento, que vemos con mas y mas frecuencia en nuestros diferentes países hoy en día.
 
Gracias querido amigo Sergio por compartir tu historia, gracias querido amigo Ettore por motivar este escrito !!!

 

La masacre de FOIBE

La zona de Istria es la mayor península del Mar Adriatico, ubicada en el golfo de Trieste, zona geográfica distribuida en 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial, entre Italia, Eslovenia y Croacia. Italia conserva la menor parte y Croacia la mayor parte.  Muchos istrianos se consideran ellos mismos simplemente istrianos, sin afiliación nacional adicional. Otros, en cambio, se consideran ciudadanos de Croacia, Eslovenia o Italia. Hay una tradición de tolerancia entre las diferentes nacionalidades que han vivido aquí, y la zona es bi-lingue, entre el italiano y el esloveno, y el italiano y el croata.

El Foibe es una depresión en las rocas, un sumidero, un accidente de origen natural, digamos que es una profunda fosa entre las rocas.

A partir de Septiembre de 1943, las fuerzas guerrilleras yugoeslavas del Mariscal Tito comenzaron a asesinar a italianos facistas, no facistas, y a la población civil en general, así como a los croatas anticomunistas. Tras la caída de Italia, decenas de miles de personas fueron asesinadas y arrojadas a las Foibe. Algunos eran arrojados vivos, otros fusilados antes de arrojarlos. No hay cifras confiables sobre la cantidad de muertos, pero se han catalogado 1700 fosas en la zona.

En el año 2004, la República Italiana declaró el día 10 de Febrero como Día del Recuerdo. El 10 de Febrero de 1946 se firmó el acuerdo de la Conferencia de París, que pone fin a la Segunda Guerra Mundial, traza el nuevo mapa político de Europa, y establece las reparaciones de guerra a pagar por Alemania. 

 
10 de Febrero – Giorno del Ricordo (Día del Recuerdo). 
La República Italiana reconoce el 10 de febrero como "Día del Recuerdo" para preservar y renovar el recuerdo de la tragedia de los italianos y de todas las víctimas de los sumideros, el éxodo de sus tierras por los istrios y dálmatas después de la Segunda Guerra Mundial y la compleja historia en la frontera oriental.
 
La memoria del pasado sirve para construir un futuro mejor, hechos de solidaridad, libertad de pensamiento y fortalecimiento de los derechos humanos.
 
Se rinde homenaje a los muertos en la masacre, así como a los 350.000 italianos y no italianos que iniciaron un éxodo hacia Italia desde Istria, el Fiume italiano (Rijeka para los croatas) y el resto de Dalmacia, incluida la ciudad de Zara (Zadar para los croatas). Se lo conoce como el éxodo istriano dálmata.
Istria, el Fiume y el resto de Dalmacia hasta Zara (Zadar croata) pertenecieron a Italia al final de la Primera Guerra Mundial, y pasaron a formar parte de Yugoeslavia al final de la Segunda Guerra Mundial.
Zadar fue destruida completamente en 1944, obligando a 20.000 habitantes (población 22.000) a huir hacia Italia, como parte de este éxodo.
 
Mi padre, Milivoj Svalina, nació el 30 de marzo de 1917 en la ciudad de Dálmata de Zadar (la Zara italiana). Podría decirse que era italiano, pero el siempre se consideró croata, y su partida de nacimiento, que pude obtener en el año 2010, emitida por la actual República de Croacia, certifica que es croata, aunque la misma, la partida, esté emitida en idioma croata e idioma italiano.  
 
Mi padre tenía 3 hermanos más, todos hijos de una familia de clase media acomodada, y cuando estalló la Segunda Guerra Mundial fue convocada a filas del ejército del Reino de Yugoeslavia (reino que existió entre 1929 y 1941). El 6 de abril de 1941 Alemania invade la zona, y se declara el Estado Independiente de Croacia el 10 de abril de ese año, con el apoyo de Alemania y de la Italia fascista. Con la caída del eje, desaparece el estado Independiente de Croacia, y se producen las Marcha de la Muerte, en donde 75.000 croatas son asesinados por las fuerzas vencedoras del Mariscal Tito.
 
Mi padre se encontraba en la ciudad de Rijeka (la Fiume italiana) en Istria a finales de 1944 (adjunto una foto suyo, con sombrero, en 1944), y convencido por su hermana menor, decide iniciar el camino del éxodo hacia Italia. En el año 1985 estuve en Croacia con mi tía, y ella me relató cómo lo acompañó hasta la estación de autobuses, se abrazaron, se despidieron, y nunca más en la vida volvieron a verse.
        
No hay detalles de lo que sucede en su viaje, pero al final de esa etapa en su camino, es alojado en el Campo de Refugiados de Fermo, cerca de Ancona, en donde decenas de miles de croatas comenzaron a llegar en Junio de 1945.
 
Con 28 años de edad, fue alojado en el pabellón de solteros del campo, pasando las privaciones propias de un campo de refugiados, y allí estuvo hasta su salida en el año 1947.
Los croatas eran y son buenos jugadores de futbol, y en el campo de refugiados organizaron campeonatos, adjunto una foto de mi padre.
En algún momento de 1947, junto con decenas de miles de refugiados croatas fue conducido al puerto de Génova, para viajar hacia Argentina, Canadá, Australia y Estados Unidos.    
 
A mi padre lo embarcaron en un buque a Buenos Aires, no tengo un registro exacto de la fecha de su llegada a Argentina. Como todo el resto de refugiados, descendió del barco con  la ropa que llevaba puesta, como toda posesión, y un documento de la Croix Rouge International, en la que se certificaba que él era Milivoj Svalina. Desconocía en absoluto el idioma castellano, y Argentina era un país a 15.000 kilometros de su amada Croacia.
 
Como a los argentinos el nombre Milivoj les resultaba imposible (no tiene traducción), en su cédula de identidad argentina le pusieron Emilio Svalina. Recuerdo en mi niñez el orgullo de mi padre porque su cédula de identidad argentina indicaba que su nacionalidad era croata. Croacia ya no existía, era en esa época parte de Yugoeslavia.
Mi padre tuvo una buena vida en Argentina, progresó y formó una bonita familia. El 26 de abril de 1971 fue socio fundador del Rotary Club de Carapachay, Buenos Aires, distrito 489.   
 
Falleció en Buenos Aires en Junio de 1973, a la temprana edad de 56 años, pocos días después de recibir una carta de Croacia en la que le anunciaban el fallecimiento de su madre. Nunca jamás pudo regresar a Croacia, nunca más volvió a ver a los suyos, todos ellos quedaron en la Yugoeslavia de post-guerra.   

                                   Campo Fermo, 1945, mi padre Milivoj Svalina es el tercero desde la izquierda, con la camiseta con la letra S.

Milivoj Svalina, Rijeka (Fiume), 1944.