Cuando nos encontramos pensando en los tiempos de cambio que comenzamos a vivir, globalización, tecnología, cambios en las costumbres de las sociedades en general, que hemos permitido que el consumo nos vaya anulando nuestra personalidad, que nos vaya aislando de nuestras familias y nuestros amigos, y que como consecuencia de esto cada vez estemos más solos, en que podamos tener diálogos extensos de intercambio de ideas, de naturaleza social, cultural, política, comunitaria.
Consideramos ésta es una situación grave, ya que no existe una nutriente permanente de la sociedad que es base del republicanismo, que debemos tener para los gobiernos de turno, lo que nos trae la pérdida tan lamentable de la libertad, derecho muy enraizado dentro de nuestros seres. Artigas nuestro gran líder, conductor, fue quien enraizó esta característica en los orientales para nuestra suerte, que nos distingue, no la perdamos que ha sido nuestra fuerza, pensemos en ello y actuemos con la convicción que nos brinda este derecho inmanente en nuestros seres.
Debemos retomar el reunirnos con nuestras familias en primer lugar, dialogando con nuestros hijos, escuchar muy atentamente su opinión, con el respeto que se merecen e intercambiemos ideas y aprovechemos que también intervengan con personas ajenas en esas reuniones que tengamos, sean ocasionales o no, que todo ello nos enriquece en conocimiento, no sólo de las gentes, sino de nosotros mismos.
No estamos en contra de la tecnología, pero no abusemos de ella, y cuando usemos redes sociales seamos cultos, no nos olvidemos que ya desde la escuela se nos enseñaba que debíamos tener respeto frente al compañero o interlocutor cualquiera, que debíamos escuchar con tolerancia y contestar con buena voluntad con el respeto que se merecen los demás. No a la grosería, no a la intolerancia, no a la hipocresía y la mentira, seamos honestos con nosotros mismos, creando siempre el buen proceder y saber que no somos dueños de la razón. En la equidad de este intercambio de ideas e incluso de negocios no perdamos el equilibrio entre los interlocutores, logrando una autoridad que sólo se adquiere con este proceder, y es el comienzo en el descorrer de la vida de ser respetados por nuestra acción, ser seres dignos.
Soy convencido que las Instituciones de Servicio podrían hacer una acción en este sentido, ya que lamentablemente los medios de comunicación hoy no brindan opinión alguna, sólo brindan noticias, hacen una entrevista y no existe opinión, no se escriben editoriales con contenidos de ideas que brinden motivación en quién sean sus escuchas. Antes existían tanto en los diarios como en las emisoras, los del Día, El País, Radios Carve  y El Espectador y también Sarandí y Rural.
Esto falta y mucho, ¿Es que ya no tenemos personas con capacidad para su realización?
Creemos que las distintas Instituciones de Servicio tienen que tomar conjuntamente trabajos en este sentido, mediante trabajos con jóvenes, sean en los Liceos, o distintos Institutos de Enseñanza, Conferencias, en fin, buscar distintas estrategias con el objetivo propuesto, y que todas ellas sean de carácter interactivo.
Creemos en realidad que la Junta Directiva de Rotary International, tiene que preocuparse de todos estos problemas como de plan de cambio de acuerdo al futuro que se viene, que nos va a llevar a la desidia familiar, al aislamiento de nuestros amigos, a una vida egoísta, y por qué no, infeliz.