Por: Ernesto Neumann

Director Comité de Imagen Pública del Rotary E-Club of Latinoamerica

 

Inspirado por la publicación sobre el tema del titulo aparecida en el Boletín Rotario Interdistrital Nro. 282 de julio del presente año de autoría del EGD Fernando Amengual del Campo, Director de HojaNoticias del RC San Bernardo, distrito 4340 – Chile, escribo estas líneas con el objetivo de hacernos pensar sobre la espada de Damocles que significa la endogamia, que se hace cada vez mas frecuente en nuestros tiempos.

Que es la endogamia? Dice Wikipedia, la enciclopedia portátil de nuestros tiempos, que el objetivo de los grupos endogámicos es defender su homogeneidad, para que se mantenga siempre igual en sí mismo y diferente de los demás. La razón máxima es la unidad del grupo. Todos sus miembros son del mismo nivel social, de un mismo grupo étnico, la misma religión, la misma geografía. Ser diferente en alguno de estos criterios automáticamente excluye a quien lo es de poder pertenecer al grupo.

Miremos a nuestro alrededor, en la política, en los partidos, en las redes sociales, en muchas de nuestras instituciones dominadas por el corporativismo creciente, en los clubes deportivos y en tantos otros lugares, hasta en nuestros parlamentos y gobiernos. Y veremos cada vez más grupos endogámicos....

Se ha puesto de moda la palabra “inclusión” pero inclusive (valga la redundancia) ella, implica que hay que incluir a alguien en algún lugar o sea que inicialmente está afuera. No se nace más con el derecho de ser parte sino que necesitamos ser incluidos  por alguien, en algún momento. Y al mismo tiempo en que ese alguien decide sobre la “inclusión” está decidiendo sobre la “exclusión”, unos si pueden entrar, otros no pueden.

Al final del día es, sin embargo, inevitable que haya un proceso de selección, la pregunta sería entonces cuál seria el criterio para esa selección.

En Rotary tenemos un objetivo que encierra en sus cuatro parámetros la idea, o mejor, el ideal de un liderazgo intelectualmente inspirador, con valores éticos y un sistema de reglas que garantiza a sus miembros los principios que lo rigen.

No sería esa la respuesta a la pregunta de como combatir la creciente epidemia de endogamia que se extiende en nuestra sociedad? No será esa entonces la responsabilidad de quienes hacemos Rotary? O es simplemente un sueño inviable?.

Cuando un problema es muy grande, como este que estoy discutiendo, lo mejor es dividir el gran problema en pedazos menores e intentar solucionar cada pedacito uno por uno.

Miremos entonces a nuestro pequeño pedacito de mundo, nuestro Rotary e-Club de Latinoamérica, donde nos reunimos todos los miércoles llegando desde España, Argentina, Brasil, Italia, EEUU, y tantos otros países, mujeres y hombres, viejos y jóvenes, nuestra lengua es el español, pero también ese idioma mezclado con inglés, italiano, alemán, nuestras banderas son las de todos los países. Todos reunidos en una pantalla, llena de pequeños cuadritos que simbolizan gente, socios, invitados, oradores, llega a la reunión quien quiere, basta aceptar nuestros valores y participar.

Este mini-mundo es, tal vez, una muestra pequeña de lo que pudiera ser el mundo si muchos pedacitos se fueran juntando para crear un mundo en que la MULTIGAMIA fuera la palabra de orden. Miremos dentro de nuestro club, dentro de Rotary, y cada vez con un grado angular mayor a nuestro entorno, para eliminar cualquier sistema endogámico, es difícil, pero es posible.

 

Rotary Conecta al Mundo, Nuestro Rotary E-Club of Latinoamerica conecta al mundo