Paul Harris pensó, estudió, meditó, qué procedimientos, qué estrategias emplear para llevar el desquicio que vivía la sociedad de Chicago en el 900, a un hombre digno de respeto, de servicio, desinteresado, equitativo, qué pasos seguir para llegar a desarrollar metodologías  para  un ser integral, para un Mundo de Paz, de concordia de los hombres, lejos de esa competencia feroz, irracional, esa fiebre por el dinero sin mirar los medios como llegar a él.

 Este es el origen de Rotary, y para ello pensó que amigos suyos, hombres que se caracterizaban por tener y practicar la ética en todas sus acciones debían crear una Institución y reunirse para discutir y desarrollar en la comunidad acciones de defensa ante una comunidad corrompida, pero también ir desarrollando actividades que condujeran al cambio de las malas prácticas, mediante el ejemplo que se pudiera brindar a la comunidad toda. Y aquí es donde está el servicio, desprendernos de nuestro yo, para aplicar en nuestras distintas actividades el nosotros.   Estas son acciones cotidianas, nada difícil de aplicar en nuestra vida, que nos brindan sólo felicidad, tranquilidad al actuar en esa forma. Yo me pregunto y pregunto ¿Por qué hemos caído en los valores tan profundamente? ¿No me vengan a decir que son tiempos difíciles?¿O es la sociedad de consumo que nos carcome, por no decir la envidia, la perversidad, que están frente a nosotros, personas que pueden tener más cosas en general prescindibles?   ¿Por qué no pensamos un poquito todos los días qué hemos hecho mal y por qué lo hemos realizado, cuáles son nuestras reacciones ante tales descubrimientos y el por qué no los corregimos?   Debemos sincerarnos con nosotros mismos, ser dignos de nuestro ser, que es una de las formas de encontrar la felicidad nuestra y la de nuestras familias, para luego trasladarla hacia las demás personas que contactamos.   Siempre pensamos y expresamos que Paul Harris fue un gran genio para encontrar medios, estrategias, que llevaron a una Institución tan hermosa por su equidad, por la buena voluntad empleada, el sacrificio que efectuó él y los demás que le siguieron y lograr esta inmensa obra.   En nuestra Institución su principal función es el desarrollo humano que se realiza mediante nuestro servicio, pero mal podemos lograr este objetivo con hombres que dejan mucho que desear en cuanto a su ética, a su compromiso, al conocimiento que obtenga de Rotary, sus objetivos, sus principios. Debemos tener en nuestras  filas  seres  humanos que piensen y actúen con ética, con servicio, que sea su práctica permanente y constante, que con ello lograremos que cada uno de nosotros sea feliz, se sienta feliz por el servicio que está realizando y que indefectiblemente llega a todos los que tienen contacto con nosotros.  

Fuente :Boletín Virtual Rotary Club de Callao. Perú .