amentablemente hay un concepto equivocado en el común de las comunidades, y más aún de un tiempo a esta parte, que se confunde a la opinión pública e incluso lo hemos detectado en caso de rotarios recién ingresados, mal informados, que cada uno de nosotros no hemos trasmitido en forma adecuada y suficiente, tanto dentro de Rotary como fuera de él, de cuál es el significado como ser humano, de cómo actuar un rotario.

Se nos ha manifestado que Rotary es una organización de élite, hemos concordado con dicho concepto, pero no en el que el común de las gentes lo tipifica, como ser personas privilegiadas por un estatus social determinado.  El elitismo por el concepto expuesto es contrario a lo que Rotary específica, ya que para nuestra Institución el rotario tiene que tener una clasificación, es decir, tiene que tener una actividad en la que debe ser gerente o tener cargo ejecutivo de una Empresa, propietario, profesional, debe tener la libertad cierta de  tomar resoluciones, y no con grado tal de dependencia que pierda la libertad de opinión y decisión, pero no por el solo hecho de ocupar una posición privilegiada dentro de la sociedad. Son muchos de ellos los que no pueden ingresar a Rotary, ya que adolecen de costumbres reñidas con la ética o no tienen el mínimo concepto de lo que es servicio ni la vocación de practicarlo.

Rotary está basado en la libertad, derecho inmanente de cada ser humano, conciente de la libertad que cada uno debe profesar, es decir respetar la libertad de nuestros interlocutores ocasionales o permanentes, con quienes se relacionen con humildad, tolerancia, comprensión, ya que todos tenemos opiniones distintas, que deben oírse, rebatirse en caso de no estar de acuerdo con argumentos valederos, con el respeto que se merece nuestro interlocutor de turno.

Todo rotario es un ser que actúa con libertad de conciencia, dentro de los principios éticos, la cordialidad, la comprensión, el equilibrio que debe profesar a través de todas sus acciones personales, sean familia, amistades, competidores comerciales o profesionales, abastecedores, empleados propios y ajenos, en el que el sello de la comprensión, la buena fe, la equidad estén siempre presentes.

El rotario, su calidad de tal es permanente y continuado, como tal en todas sus acciones o actividades tiene que actuar de acuerdo con los principios rotarios, ya que con su aplicación se irán cumpliendo objetivos, en forma escalonada, pero que siempre van a lograr tranquilidad de conciencia, paz interior, que es lo que en realidad perseguimos, para obtener tolerancia, comprensión, servicio, equidad entre los seres humanos.

¿Por qué? En la medida que logremos que en general se practiquen altas normas éticas en nuestra acción, que seamos respetuosos de la palabra empeñada, que seamos tolerantes, equitativos con todas las personas en que tratemos a través de nuestra acción laboral, familiar, iremos logrando más cordialidad, más confiabilidad, más tolerancia, comprensión, y más tranquilidad y paz espiritual.

Esto es la importancia del rotario, la transformación desde la acción individual de cada uno de nosotros frente a todos nuestros interlocutores, llámese empleados, empleadores, competidores, familia, como medio multiplicador hacia la sociedad de más valores éticos.