Santa Teresa de Calcuta expresó: “El fruto del amor es el Servicio”

Cuando los rotarios anuncian su Lema “Dar de Sí antes de Pensar en Sí”, lo que transmiten a los demás es su afecto, su respeto y su amor por ellos, no existe el servicio rotario sin que exista el compromiso y el involucrarse con el otro.

En el libro “Un líder como Jesús” se plantea textualmente “Un corazón motivado por el egoísmo ve al mundo con la actitud de doy un poquito, tomo el montón. Las personas con corazones motivados por el egoísmo ponen sus propias agendas, seguridad, posición y gratificación por encima de los que resulten afectados por sus pensamientos y acciones”

A continuación, los autores, citan a San Pablo: “…Nada hagáis por contienda o vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando a cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también a los otros”

Hace cuarenta años atrás se acuño la idea del Liderazgo de Servicio, como una filosofía y un conjunto de prácticas que enriquecen la vida de las personas, construyen mejores organizaciones y crean un entorno más humanitario. Su autor lo define como un liderazgo que “comienza con la conciencia de que lo más importante es SERVIR y que para conseguirlo necesitamos liderar”

¿No son acaso estas ideas las que Rotary viene pregonando hace más de cien años? ¿No es Rotary una organización conformada por los líderes de cada comunidad donde existe? 

¿Nos hemos olvidado de que la esencia de Rotary es ¿”Estimular y Fomentar el Ideal de Servicio”, por medio de sus cinco Avenidas de Servicio”? ¿O no hemos sido capaces de difundir nuestras ideas para construir un mundo mejor?

Nos tenemos que preguntar ¿Por qué debemos liderar? ¿Es, acaso, por la posición de poder e influencia que se alcanza o por la imperiosa necesidad de servir? Entre estos extremos se da infinita variedad de luces y sombras de la naturaleza humana.

Pero cuando las organizaciones adoptan un Liderazgo de Servicio alcanzan sus mejores resultados, de allí, de que cada rotario cada Club, debiera reflexionar sobre esta materia, analizar seriamente su quehacer, a fin de que Rotary se distinga con personalidad propia en el servicio a los demás, en todas sus áreas de servicio en forma equilibrada y eficiente.

Los factores que condicionan e impactan el desarrollo de este tipo de liderazgo son: el contexto y la cultura, donde priman los compromisos y cuidados con los demás y las escasas diferencias jerárquicas; los atributos del líder, entre los que se cuenta la capacidad de comunicación, inteligencia emocional y comportamientos éticos rigurosos, y la receptividad de los colaboradores, pues algunos resisten la práctica de tener un mentor que los ayude a crecer y desarrollarse.

El Presidente de RI Ron Burton nos recuerda con su lema “VIVE ROTARY y CAMBIA VIDAS”, lo que podremos realizar mejor comprendiendo la filosofía del servicio.

Como siempre recordamos a nuestro fundador Paul Harris sobre este tema: “Mientras siga creciendo la hierba y el agua siga corriendo río abajo, Rotary seguirá fiel a su ideal, el Ideal de Servicio” y “El amor al prójimo sólo se puede demostrar a través del servicio al prójimo”