Con anterioridad ya nos hemos referido a la juventud, tomado desde el punto de vista de la educación. Hoy es mi deseo llegar la concientización de la importancia que tienen los mismos para las sociedades. El ser humano desde su nacimiento  lo hace con todos los atributos espirituales, emocionales, una vez viables, que ya lo hacen con una igualdad que no puede sospecharse, a pesar de las diferencias ambientales que pueden rodearle, que es su niñez la etapa que esa planta debemos incrementar su crecimiento físico y espiritual, que reciba mucho amor, y todos aquellos elementos necesarios de toda ser humano, buena alimentación y confortabilidad de acuerdo a las posibilidades de cada hogar, obligación de todos los padres por la  patria potestad, cursar enseñanza primaria y secundaria obligatorias, de acuerdo a las normas constitucionales, en que el Estado es responsable absoluto en lo referente a la Asistencia a los cursos, calidad, normalidad y permanencia de los mismos. 

El docente debe estar bien preparado y exigir estar al día en sus conocimientos, así como obtener un pago de acuerdo con la importancia que tiene, desarrollo de la inteligencia del adolescente, su cultura, su liderazgo.

Creemos que nadie se ha dado cuenta la importancia que tiene toda esta temática hoy en día, en que el Mundo cambió, hoy es globalizado y trajo un cambio total en la educación, la cultura, la sociedad toda, más aún con revolución tecnológica que comienza, y todo ello nos lleva que la enseñanza en el niño y el adolescente tiene que tener un cambio drástico, con un conocimiento distinto y vasto en los docentes.

En otro escrito anterior manifestamos que la familia es la base del aprendizaje, en lo referente a cultura, costumbres excelentes, pero el docente debe ser un suplemento trascendente en ello, en que tendrá que incluirlo, acercarlos a los centros de enseñanza en la ayuda, el trabajo en él, los directores de dichos centros tienen un rol muy importante, ya que la integración es fundamental y terminar con la violencia e incomprensión que existe. Antes no sucedía esto, pero no sólo por el respeto que se había ganado docente con sus visitas a domicilios de sus alumnos y en   general los padres colaboraban, existía reciprocidad.

Desde su nacimiento, el niño trae frescura, inocencia, alegría, y desde pequeño experimenta, ya tiene naturalmente inquietudes, que cuando comienza su enseñanza todo lo capta, a pesar de que su inteligencia aún está dormida, y es aquí donde el docente tiene que trabajar, con vocación, con amor, con sabiduría, cuyo objeto es el desarrollo de su inteligencia, de su conocimiento, de su cultura. Pero cuidado, debe estar incluido el enseñar a pensar, a discutir ideas sobre los temas que se están desarrollando, lejos de toda enseñanza dogmática, con total libertad, con un lenguaje correcto, tanto en lo escrito como oral, y siempre presentándose correctamente al Instituto de Enseñanza.

La lectura que nos permita pensar, discutir, discrepar en lo escrito u oral, ya que el idioma es fundamental aplicarlo en debida forma, hemos perdido todo por una aplicación dogmática, y los docentes no han tomado su camino correcto. Cada centro de enseñanza tiene que ser autónomo en el ejercicio de la enseñanza, siguiendo un programa desde luego general como existe, pero nada de esos librillos que se han realizado, que no permiten investigar al joven, coartan la libertad del alumno, y el docente si aquél manifiesta una opinión diferente, se enoja, en vez de ir a buscar el error de uno u otro, buscar el por qué, la causa del problema, es decir pensar e investigar. Todo joven seguirá su camino: en el oficio, en las artes, en las ciencias, pero sobre todo lo que nos interesa es que su conciencia sea la unidad fundamental de su naturaleza, que cada individuo no sea un ser mutilado de la humanidad, al decir de Renan "Hay una profesión universal, que es la de hombre" "El fin de la criatura humana no puede ser exclusivamente saber, ni sentir, ni imaginar, sin ser real y enteramente humana".

El joven no sólo debe aspirar a desarrollar un solo aspecto, sino la plenitud de su ser; enseñarle a no encogerse de hombros delante de una manifestación humana, so pretexto a la vinculación con otra manifestación, pero debe ser actor ante cualesquiera de ellas.

La motivación que debe trasmitirse al joven por su familia y los docentes son factores fundamentales para el logro de ser HOMBRE.

Los jóvenes de cada generación necesitan entrar a la vida activa con un pensamiento, objetivo propio, basado en la libertad, en la belleza moral que es su característica, para que en realidad sean sujetos que adopten actitudes positivas en un cada vez más complejo mundo siempre cambiante.

Queremos y necesitamos hombres justos en sus ocupaciones, que sus acciones no vayan en contra de otro ser humano; hombre que siempre sean proclives a aplicar normas de equidad, que busquen el diálogo, la comunicación, como únicas herramientas de entendimiento y conocimiento mutuo.

EGD Rabindranath Calleros Tejera