En 2019-2020, será nuestro desafío fortalecer las muchas maneras en que Rotary conecta el mundo, al establecer conexiones que permitan que la gente talentosa, considerada y generosa se una y tome una acción significativa mediante el servicio de Rotary.
 
Rotary se construye a través de conexiones. Cuando Paul Harris llegó a Chicago siendo un joven abogado, decidió fundar Rotary por un motivo contundente: poder relacionarse con otras personas en una ciudad nueva para él. Más de un siglo después, tenemos a nuestra disposición innumerables maneras de forjar amistades y de hacer conexiones, en su mayoría inimaginables para Paul Harris en aquel momento.
Sin embargo, la capacidad de Rotary para conectarnos sigue siendo única... no tiene rival. A través de su clara misión y de su singular estructura, Rotary International nos ofrece una manera de relacionarnos con nuestras comunidades, de crear conexiones profesionales y de forjar relaciones sólidas y duraderas. Gracias a nuestra afiliación nos conectamos con una enorme comunidad mundial a través de nuestros innumerables programas y proyectos, nuestro liderazgo en la erradicación de la polio y nuestro trabajo con las Naciones Unidas.
Nuestro servicio nos conecta con personas que comparten nuestros valores, que desean tomar acción para lograr un mundo mejor; nos conecta con gente que de otra manera nunca hubiéramos conocido, que se parece a nosotros mucho más de lo que nos pudiéramos imaginar; y nos conecta con gente que necesita nuestra ayuda, lo cual nos permite cambiar vidas en comunidades de todo el mundo. Con el comienzo de una nueva década, estamos dando forma al futuro de Rotary.
En 2019- 2020, Rotary implementará su nuevo plan estratégico, responderá a la innovación del Consejo de Legislación y servirá en nuestras áreas de interés revitalizadas. Pero el verdadero trabajo de dar forma al futuro de Rotary yace en nuestros clubes, donde nuestra organización debe hacer todo lo posible para adaptarse a la cambiante realidad del presente. Aunque el club sigue siendo el alma de la experiencia rotaria, ahora somos mucho más creativos y flexibles con respecto a decidir lo que puede ser un club, cómo celebrar sus reuniones e incluso qué se puede considerar como una reunión del club.
 
Necesitamos ser organizados, estratégicos e innovadores en cuanto a cómo abordar la membresía, cómo forjar conexiones más amplias y más profundas con nuestras comunidades y cómo crear nuevos modelos de clubes que atraigan e involucren a más socios, a socios con una mayor diversidad. Rotary es realmente una familia. Sin embargo, ocurre con demasiada frecuencia que la estructura de la membresía o las exigencias del liderazgo parecen colocar a Rotary fuera del alcance de los profesionales más jóvenes. Rotary puede y debe ser una experiencia que complemente nuestra vida familiar en lugar de competir con ella.
Cuando nuestros clubes rotarios son lugares cálidos y acogedores, donde el servicio y la familia van de la mano, damos a los jóvenes profesionales orientados hacia la familia la oportunidad de aceptar el servicio de Rotary y de mostrar una participación cívica positiva. Y cuando hacemos que las expectativas para los funcionarios de Rotary sean realistas y manejables para los profesionales que llevan una vida ocupada, desarrollamos las habilidades y las conexiones de una nueva generación de rotarios, quienes se convertirán un día en líderes de Rotary.
 
En 2019-2020, será nuestro desafío fortalecer las muchas maneras en que Rotary conecta el mundo, al establecer conexiones que permitan que la gente talentosa, considerada y generosa se una y tome una acción significativa mediante el servicio de Rotary.
 
Mark Daniel Maloney. Presidente de RI 2019-2020