Comenzaremos estableciendo el supuesto, que a nuestro entender, los medios y los fines en Rotary deben ser éticos. En nuestra institución no cabe, los que algunos piensan: que los fines justifican los medios.

¿Cuál vitales son los medios de que nos valemos para realizar nuestros fines?. En esta era tecnológica casi toda nuestra atención está puesta en medios, que no en fines.

Así, por ejemplo, cuando alguien habla de educación superior, se preocupa de cosas como su financiamiento, su organización, sus destinatarios. Nadie se preocupa de para qué y por qué. Solamente se ve preocupación por medios y dejando poco tiempo para pensar en los fines.

Dentro de las variadas acepciones de medio, para nuestro propósito, usaremos :” lo que puede servir para un determinado fin”. En muchas ocasiones también solemos utilizar el concepto de recurso “elementos e que una colectividad puede echar mano para acudir a una necesidad o llevar a cabo una empresa”. A su vez, fin es “término ,remate o consumación de una osa , objeto o motivo con que se hace una cosa “

¿Cuál es el fin de un club rotario? Realizar y concretar el Ideal de Servicio, por medio de sus Avenidas de Servicio; aplicando la Prueba Cuádruple; observando el Código de Conducta Rotaria; respetando sus normas Estatutarias y Reglamentarias y las disposiciones del Plan estratégico de RI, por cada uno de los socios individualmente y por el club en su acción colectiva .

¿Cuáles son los medios con qué cuenta un club rotario? Los talentos, creatividad, motivación para servir y conocimiento de Rotary, con que cuentan los socios, el acto de volición de cada uno de ellos ,la capacidad de gestión; los fondos necesarios asignados en su presupuesto del club o los aportes económicos necesarios a recaudar; el conocimiento de las necesidades de su comunidad; las alianzas con otras organizaciones; la participación que permiten los programas rotarios: como la Fundación Rotaria, Fondos Distritales; Programa YEP; incorporación de los jóvenes a los proyectos; postulación a fondos nacionales o extranjeros, hermanamiento con clubes de otras latitudes, etc.

Sin ser exhaustivo, sino más bien, para entregar un ejemplo, haremos el esfuerzo de ponernos en el caso de preparar una actividad, programa o proyecto, lo cual entrar en un proceso de planificación. Las primeras preguntas a responder son ¿Para qué? ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Con que medios?¿ Quiénes lo harán?¿Es sustentable? ¿Es ético?  ¿Con quiénes?, en la medida que demos respuestas positivas a estas preguntas u otras que sean del caso, estaremos en condiciones de asignar los medios adecuados para cumplimiento del fin propuesto.

Hay que recordar que cualquier proyecto de un club,involucra a todos sus socios en forma directa o indirecta, es el club en acción, salvo gestiones especiales encargadas a un socio determinado y on plazo definido.

Tomada la decisión, la directiva nomina un Equipo de Trabajo, integrado con socios de diferentes talentos que digan relación con la misión designada, dentro del plazo acodado. Este Equipo considerará el objetivo o fin del proyecto, tomando en cuenta que los medios a utilizar estén en consonancia con la ética. Puede que a veces se presenten alternativas del proyecto, en cuyo caso, es conveniente informarlo a la directiva para que adopte la decisión final.

Es importante señalar que en el proceso de planeamiento se deben considerar los riesgos, los tiempos de cada etapa, la actividad final del proyecto, su posterior de evaluación y seguimiento, dejando una sistematización para el archivo de todo el proceso, que puede utilizarse en otro aso similar y no volver a realizar todo de nuevo.

Los orígenes de Rotary se establecieron en base a valores y virtudes que debían poseer sus integrantes, tales como: la amistad para servir, la tolerancia sin permisividad, la probidad rechazando la corrupción, la dignidad de la persona por sobre todas las cosas, el liderazgo del mejor de cada actividad o profesión, el respeto a las creencias personales, y muy pronto, el servicio a los demás, con el propósito de alcanzar un mundo mejor.

De allí, que el actuar ético de los socios y del club en su conjunto, constituye la piedra básica fundamental, del quehacer rotario para servir a la humanidad.