Con anterioridad hemos realizado una introducción al tema y principalmente a la división existente en la sociedad. Si bien la dictadura es una causa de esta, debemos asimismo manifestar que la misma a través de políticos mal informados y carentes de conocimiento, han realizado prácticas equivocadas en las que han llevado a una división aún mayor.

Estamos convencidos que la educación es la base fundamental para combatir estas prácticas , que  llevan a confrontaciones inútiles, mediante palabras soezes, mentiras, hipocresía, perversidad, sean de políticos o no, de Comités o no, de corporaciones o grandes Empresas o no, con declaraciones o entrevistas en que el lenguaje no ha sido adecuado, despertando reacciones innecesarias, todas ellas ,que  con diálogo franco, sincero, mirándose a los ojos y siendo responsables por lo que se manifiesta., no existirían.

Es inaceptable la acepción viveza criolla, hablemos con claridad y sinceridad, en forma frontal sí, pero con respeto, educación y buen lenguaje frente a nuestro interlocutor, que es lo que nos va a llevar a un diálogo claro, diáfano, con partes que seguramente llevarán a acordar con equidad, obteniéndose finalidades mejores, que confrontaciones inútiles.

Creemos que la solución es sentarse alrededor de una mesa todos los interesados para llegar a consensos mínimos, olvidémonos del poder que cada uno de nosotros tiene o quiere tener, que es contrario a lo republicano y al pensamiento del GRAN LIDER José Artigas, hablemos del nosotros que somos todos los orientales y los primeros que deben hacerlo son los políticos, desprenderse de ese yo egoísta y actuar con el nosotros, que es nuestro ser oriental, no manifestándose con lo que no se tiene.
 No se puede engañar a la gente, si deseamos tener una actividad propia, eduquémonos para ello, y trabajemos sin engaños y mucho, sin fijarnos que hacen los demás, cada uno de nosotros debe saber y conocer lo que tiene entre manos y ser cuidadoso. -
Desprenderse del Estado, trabajar conscientemente con alegría, con voluntad todos los días, sea propietario o empleado. No hagamos como se está haciendo en Empresas que conocemos que faltan trabajadores y entregan certificados médicos con licencias por enfermedad, carentes de ética y de dignidad, de los trabajadores y el profesional actuante.

Un hombre para  opinar, brindar soluciones lo primero que debe ser digno, que hay que ganarlo por nuestras acciones permanentes, desprovisto de la envidia, perversidad y no mentir, acciones éstas que lo único que nos trae es desidia, desencuentro y todas las consecuencias que nos conlleva estas acciones negativas, la falta de trabajo y todo lo restante, desentendimiento, falta de respeto, hasta el odio que puede desplegar en la sociedad, no ser creíble, no tener autoridad..

 

El trabajo bien efectuado, con la convicción de lo que se hace dignifica a todo ser humano, que lleva su accionar al contagio de sus compañeros, de su familia, de sus amigos, desplegando alegría, buena fe, entendimiento y amor en lo que se hace.  Les invito a todo el que lea el presente mediten sobre estos temas, y si están de acuerdo coméntelo con las personas que tienen contacto, discútanlo que es la forma de ir llegando al entendimiento con buena fe.
Tenemos la convicción absoluta y nuestra experiencia, que en toda reunión de cualquier carácter sean laborales, sociales, comunitarias, políticas, religiosas, son los temas que debemos conversar, ya que pensamos que nuestra sociedad está enferma y estamos transitando por un sendero muy peligroso.
 Creemos que las autoridades están confundidas, que se han olvidado de que son nuestros empleados, que los emolumentos que reciben son abonados por cada uno de nosotros, y no pueden en primer lugar los electos por ser nuestros representantes hacer abuso, y desconocer que la autoridad la tenemos cada uno de nosotros, y si no lo creen así, renunciar a su cargo si se tiene un prurito de dignidad. Todo aquél que comete abuso de funciones, sea electo o no, debe ser sancionado, no existe otra alternativa, ya que los valores en estos casos tienen una sola dirección, carecen de defensa. Lo demás es abandono de nuestro propio yo, es hipocresía que debe ser sancionada enérgicamente.
 Hoy en día se confunde lo que se es, la dignidad, la ética, con el resultado de la justicia, lo que son dos caminos diferentes, uno el ser honesto y ser digno que es propio, el otro el resultado de una pena a los valores diferentes o contrarios a su ser.
 No debemos confundir lo que es tolerancia y comprensión, con irresponsabilidad para tomar decisiones que pueden ser lamentables sí, pero debemos respetarnos en el uso de la libertad de cada uno, que es libre de lesiones de clase alguna.
Seamos republicanos y demócratas con convicción, aplicando permanentemente lo que hemos heredado.
 
                                                  Esc. Rabindranath Calleros Tejera
                                                                               Gobernador 1981-82. Disrito 497. Durazno. Uruguay